El lado oscuro del Abogado Junior

Buenas,

Leyendo el acertadísimo post de Laura M.Molla, de “GMR Management y Servicios Jurídicos” (EL LADO OSCURO DEL ABOGADO) (enhorabuena), he pensado que, si bien todos los puntos que sacan a relucir en su post son aplicables a la relación cliente – abogado durante toda tu vida como profesional, también es verdad que estos puntos se puden especificar para aplicarse a la relación “Asociados – Abogado Junior“.

Cierto que es que normalmente todos los Asociados han sido en algún momento Abogado Junior, pero también es verdad que hay muchos que se olvidan de esos momentos. La rélación entre Asociados y Abogados Junior es vital cuidarla. No hay que olvidar que somos los que les facilitamos el trabajo y los que hacemos el trabajo sucio. Y que trabajamos mucho mejor si nos piden bien las cosas.

Utilizando los mismo símiles que utilizan mis colegas de GMR, ahí van mis puntos clave (lo hago a modo de conversación ficticia con mis Asociados, si nos os importa):

El lado oscuro del Abogado Junior

  1. Si, por mucha barba que tenga, soy nuevo en esto. Aún tengo mucho que estudiar. Entiéndeme y ten paciencia conmigo.
  2. Si algo es urgente, avísame. Sobre todo si quieres que busque o entienda algo. Ten en cuenta que siempre voy a querer leer una sentencia o un artículo más que pueda dar solidez a mis argumento.
  3. Buscar jurisprudencia te puede resultar fácil y rápido, pero sabes que no lo es, así que no me jodas y ten paciencia.
  4. Es muy posible que si no encuentro jurisprudencia sobre algo, es que lo estoy enfocando de la manera equivocada. Cuando me lo pidas, piensa en eso y ayúdame. Así seré mas eficiente.
  5. Muchas veces no entenderé lo que me quieres decir, pero te diré que sí y me iré a mi sitio a buscar alguna forma de entenderlo. Si vuelvo con la cabeza agachada a que me lo repitas, no desesperes. No volverá a ocurrir.
  6. Hay estructuras de empresas que me cuesta captar, hay contratos que no entiendo y hay emails que no se escribir. Siempre necesitaré tu ayuda o tu opinión.
  7. Es casi imposible que cuando me pides que revise algo me haya hecho las mismas preguntas que tú te habrías hecho. En parte, la experiencia sirve para eso: hacerse las preguntas adecuadas.
  8. Aún no he aprendido a ponerme en la piel del cliente cuando me pidan algo.
  9. Por supuesto que me acojona llamar por primera vez a un cliente. Igual es mejor que estés delante para que intervengas si la cago. Si no puedes y lo hago mal, hazme caso que lo siento y ten en cuenta que lo he hecho lo mejor que sé (por el momento). Si no quieres estar, gracias por la confianza, pero si lo hago mal, ídem que el anterior.
  10. Si cuando cuelgo con un cliente no he conseguido toda la información que esperabas que obtuviera, no es del todo culpa mía. Dime exáctamente todo lo que quieres que averigue y yo lo pregunto, pero hasta que coja experiencia no voy a saber ir más allá.
  11. Sé que siempre me haces los mismos cambios en la redacción. No sólo trabajo contigo y tengo que intentar adaptarme a todos. No es fácil.
  12. Hay muchas cosas que no se de los asuntos, especialmente si no me involucras desde el principio. No soy tonto. Si me has contratado es por algo, así que antes de entrar en cólera, piensa en si tengo toda la información.
  13. Ser rápidos y aprender son conceptos que están algo reñidos. Normalmente, o la una o la otra.
  14. Cuando la cague piensa que es normal y que intentaré no volver a hacerlo.
  15. Cuando hago algo mal, dímelo. Cuando hago algo bien, también. Y cuando me salgo en algo, un poco de adulación nos sube la moral.
  16. Estoy a tu disposición 24 horas al día y 7 días a la semana, pero si me vas a joder el fin de semana o una noche, no asumas que es lo que más me apetece hacer. Dímelo y aprecia lo que hago por vosotros.
  17. Cuando me quedo hasta las 5 de la mañana trabajando, al día siguiente voy a estar cansado. Tú también lo estarías, así que no me pidas que me espabile.
  18. No me mandes trabajo un viernes a las 9 de la noche si puede esperar al lunes. Mejor, no me mandes trabajo a partir de las 7 de la tarde si me lo puedes mandar a primera hora al día siguiente. Si necesito trabajo, ya me encargaré yo de pedírtelo.
  19. Al igual que tú, tengo vida personal y, por lo tanto, también tendré problemas personales que me distraigan.
  20. NO ME PAGAS PARA CALENTAR LA SILLA.

Si eres un Abogado Junior, esto es una buena muestra de lo que podéis sufrir cuando os iniciáis en esto de la práctica del derecho. Hay que aprender a jugar con el humor de la gente y ver cuándo viene mejor decir una cosa y cuándo viene mejor no decirla.

Espero comentarios por si se me olvida alguna cosilla!

Buenas tardes,
Litt

louis litt lawyer

  1. Pingback: 20 working ground rules | Junior Associate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s