Opiniones sobre la Ley de Emprendedores (I)

El pasado 28 de septiembre se publicó la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y a su internacionalización, cuya intención es promover el emprendimiento y el autoempleo en España.

Entre las novedades que incluye, en este post solo hablaré sobre la creación de la figura de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (la “SLFS“). Este nuevo “estado” societario, y digo estado porque no puede (o no está llamado a) ser una forma societaria permanente, permite “pegarle una patada hacia adelante” a la aportación de capital social para la constitución de la sociedad, pero manteniendo las ventajas de las sociedades limitadas, en especial, la limitación de la responsabilidad de los socios a 3.000 €.

La Sociedad Limitada de Formación Sucesiva permite “pegarle una patada hacia adelante” a la aportación de capital social para la constitución de una sociedad.

Como era lógico, han incluido limitaciones dentro de la regulación de la SLFS hasta que se cumpla la sociedad haya aportado el mínimo legal de 3.000 al capital social. Dichas limitaciones son:

1. Deberan destinar a reserva legal el 20% del beneficio del ejercicio;
2. Una vez cubiertas las reservsa legales (y, en su caso, estatutarias), sólo podrán repartirse dividendos a los socios si el patrimonio neto resultante tras el reparto no es inferior al 60% del capital legal mínimo (3.000 €);
3. Las retribuciones a los socios y administradores no podrán superar el 20% del patrimonio neto (se excluyen las retribuciones al los socios y administradores que se devenguen por ser trabajadores por cuenta ajena o por la prestación de servicios profesionales, pero esto implica estar dados de alta como autónomos o ejercer ambas actividades a través de otra sociedad); y
4. En caso de liquidación, si el patriminio de la SLFS fuera insuficiente para el pago de las obligaciones, los socios y administradores de la SLFC son responsables solidariamente hasta la cifra del capital legal mínimo.

Además, para favorecer más la creación de empresas, la Ley 14/2013 establece varias medidas para la eliminación de las trabas administrativas, favoreciendo la realización telemática de todos los trámites necesarios para la constitución de una sociedad (que ya era hora). También crea los Puntos de Atención al Emprendedor, que prestarán servicios de información, tramitación, documentación y asesoramiento a la creación de empresas.

Habrá que esperar para ver cuántos emprendedores deciden acogerse a esta nueva opción societaria, pero sin duda no serán pocos.
En mi opinión es una opción bastante atractiva para limitar la responsabilidad personal sin necesidad de hacer grandes aportaciones de capital. Aunque no hay que olvidar que para la constitución de cualquier sociedad no es obligatoria la aportación dineraria (en efectivo), si no que está recogida la posibilidad de realizar una aportación en especie (marcas, patentes, bienes muebles, etc.).

Buenas noches y gracias por parar,
Litt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s